Una mañana con “los del río”

“Vale, si no encuentras a nadie para ir al río, te acompaño”. Y así fue. Lunes 8 a.m. y con las botas de agua puestas… el de seguridad: “Però on aneu?? Tu no érets de sota-aigua? Mare meva, quin perill…” (“¿Pero dónde vais?¿Tú no eras de bajo-el-agua? Madre mía, qué peligro…”). Y con la furgo hacia Sant Celoni, pasando por bastantes caminos de cabras hasta llegar al lugar de muestreo: un río en el que una depuradora descarga agua residual ya tratada…en teoría, porque por lo que dicen los resultados, no funciona del todo bien. Con ese solazo, chapoteando en una agua congelada (6 grados), en un contexto de trabajo tan diferente al mío, me hacía no poder dejar de repetir “Estoy en el ríoooo!!!” Primero vinieron los transectos para medir los parámetros físicos (temperatura, velocidad del agua…), seguidos de las muestras de agua to take away y a rascar piedras para sacar las bacterias que viven pegadas a ellas (en una capilla que cubre  las piedras de los ríos. Llamémosle moco. O llamémosle biofilm). Es alucinante cómo los cambios de estos pequeños seres puedan reflejar lo que va pasando a nivel de todo el río.Luego, a cubrir las piedras con papel de aluminio para calcular su superficie…y me vino a la cabeza un amigo de la ciudad. Después de contarle nuestras aventuras muestreando una playa en la Toscana, cada vez que me voy de viaje por trabajo me pregunta: “I allà vas a xuclar bitxos o què?” (“¿Y ahí vas a chupar bichos o qué?”). De ahí pasé a los recuerdos de las prácticas de Limnología en la Universidad…una semana muestreando un río y mucho más (las risas del juego del asesino por la noche en el refugio, Cugui sin parar de liarla arriba y abajo por el día en el río, las conversaciones sobre física cuántica que el profesor se empeñaba en tener conmigo…). Trabajo de campo…es curioso como sólo ahí es donde encuentro un sentido a estar haciendo esto. Como cuando volvemos del agua en la zodiac congelados pero empapados en sal. Miras el mar a tu alrededor (plato), te das cuenta de que es miércoles por la mañana y tienes esa sensación de “Aquí es donde tengo que estar”. El muestreo también abre las puertas a una conversación mucho más relajada…y al final me hace ver por qué escogí meterme en ecología. Creo que también influyó bastante el hecho de que Indiana Jones fuera mi gran mito infantil…porque la verdad es que desde que empecé la tesis ha habido momentos en los que hasta mi jefe me ha dicho “Esto es lo más parecido a ser Indiana Jones…” y yo pensaba “Ahora ya tengo la respuesta al por qué me divierto estando con mierda hasta las rodillas y vigilada constantemente por policías bastante sospechosos…claro, claro, tú échale la culpa a Indiana”. Todo cobra sentido. A veces pienso que tendría que haber nacido un par de siglos atrás, como hacia el siglo XIX, la época de los grandes naturalistas. Un enorme mundo vivo por destapar…un enorme mar por desnudar (bueno, eso aún está un poco igual…). Y no sólo estaba Darwin en esa época…me acordé de un libro que leí hace un tiempo, “Reinas de África”, sobre mujeres que participaron en expediciones entre los siglos XIX y XX por todo el continente africano. De la gran mayoría de ellas, ni se sabe ni se habla…algunas acompañaban a sus maridos, otras lideraban la expedición, algunas llevaban con ellas un séquito de criados, otras nada más que algo de ropa y provisiones en un hatadillo…pero siempre descubriendo. Aunque no todo sea tan bonito y, cuando al llegar a casa empecé a tener un fuerte dolor de estómago (con todo lo que conlleva), me reí al acordarme de lo que me había dicho Steffi mirando mis manos llenas de barro “Miquel es una nenaza (con lo que caigo en cuenta del pedazo de vocabulario que le estoy enseñando a la alemana)…siempre se pone los guantes para muestrear. Dice que le da asco el agua de la depuradora”. “Bueno, ahora que lo pienso, no es una tontería…el agua residual mal tratada puede transmitir muchas enfermedades”. “¿Ah síííí?”.

Furgoning

Steffi sampling

Me&the magic boots

Frikis

Rascando y filtrando

3 pensamientos en “Una mañana con “los del río”

  1. No lo he leído pero justamente me hablaron el otro día de él (lo hiciste tú verdad, Kuku?)………..mmmmmm….tendré que conseguirlo…

    Sí, las botas de agua son lo másssssssssssss!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s