En realidad, nos sobran los motivos

Hace unos días tuve agua helada bajo mi vieja tabla y mientras bajaba no podía evitar soñar que detrás rugía una ola enorme que me concedía unos minutos de pared.

En esos minutos me vino a la mente qué es lo que más me gusta del surf y su fotografía: la inevitable sincronización con la mar. Sólo a ella le permito “mandar y punto”. Sólo a ella me someto. Porque sólo así, adaptándonos, aceptando, nos enseña el placer del camino en una búsqueda, esa virtud que tanto cuesta llamada paciencia y el reencuentro con un sentimiento salvaje y siempre puro que surje cada vez que nuestra mente se vacía a la espera activa de la siguiente serie.

A cada uno le mueve algo distinto que le hace seguir surfeando, navegando, buceando, esquiando, patinando, escalando… Sea lo que sea y sea como sea, no perdamos el origen de lo que nos mueve entre tanta moda. Porque si perdieramos eso, perderíamos el norte.

Vamos a seguir buscando…

8 pensamientos en “En realidad, nos sobran los motivos

  1. Oscar, sí ya me avisaron!!! Me hizo una ilusióooooooooooooooooon!! Mil gracias…………… 🙂

    Carles, crec que els pots haver vist algun cop…molt majetes ells, jeje. Potser ens veiem diumenge, no puc més!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s