Vida

Vivimos y morimos. De hecho, sin la muerte la vida tendría menos sentido. Es nuestra condición de organismos celulares… aunque al alma le cueste aceptarlo. Porque ella, llena de amnesia, no sabe dónde irá después.

Nunca había visto morir un ser… como mínimo, no uno que fuera más cercano a nosotros que un insecto. Éste era tan cercano como para ser el único animal junto con el ser humano que en el sexo encuentra placer. Se sabe que son inteligentes, pero cuando supe que llegaban a ese punto, su inteligencia ya me produjo respeto y el halo de inocencia que parece acompañarles se esfumó de golpe. Es mentira, no siempre sonríen… es que tienen la boca así.

Nunca había visto morir un ser… y aunque sea inherente a nuestra condición de vivientes, creo que una microscópica parte de mi pensamiento quedó en sus graznidos, sacudidas y convulsiones de unos segundos. Una microscópica parte que por un momento se inundó en desespero. Microscópica, pero ahí quedó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s