Valparaíso de noche

Brillan espasmódicas las luces de un puerto. Una ciudad se desnuda y se acuesta… lenta como una gata, caliente como el deseo. En su mano izquierda, un puñado de calles que ella esparce lanzándolas con un solo gesto. En su mano derecha, murmullo de pasos, inquietud de sombras.

La ciudad yace tendida en una cama a punto de desmoronarse. En ella se retuerce suavemente… digna y carnal, en piel morena y boca de gemido, bañada por la oscuridad de la luz amarillenta de una farola.

Valparaíso de noche es un querer y no poder. Un querer y tenerla a ratos. Un querer encontrarla en cada esquina, tumbada y desnuda, mirándonos de reojo desafiante, respirando en un vaivén de calles sin sentido.

Y, tiñéndonos de marineros, ya nada era más importante que encontrárnosla, tumbada, en cada esquina…

6 pensamientos en “Valparaíso de noche

  1. Buf! Qué entrada tan sensual!. Si, hay ciudades que son mujeres y otras que son hombres; otras gatos, otras bestias, otras fantasmas..
    Wendy, has puesto a Valparaíso en mi mapa del deseo!

  2. Ayy Valpo! Justo el Sábado hablaba con una amiga de Santiago que vivió alli tres años y medio. Ahora vive en Las Planas en las afueras de Barcelona, rodeada de bosque pero sabiéndose cerca del mar. Me decía que tuvo que irse de allá pero que nunca ha dejado de bajar esos cerros aun cuando sabe que esta bajando otras calles para plantarse delante del mediterráneo.

    “Amo valparaiso, cuanto encierras y cuanto irradias, novia del oceano..”

    Neruda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s