El sur del sur

Me ibas desgranando los kilómetros… Construí un castillo de naipes sola, bajo mis pies. Y cuando voló, el verdor de raíz me salvó de nuevo.

Me ibas deshojando los recuerdos… Mi mente me daba patadas, como bebé en el útero. Y hasta que le di a luz, la Naturaleza en carne viva me salvó de nuevo.

Me ibas señalando y de los dedos se te caían sueños… Intentaba hablarte desde lo profundo con palabras que se me atragantaban. Y el aire escupiendo tinta roja me salvó de nuevo.

Creo que fue por eso que me encontraste, embelesada y con la mirada desnuda, en el sur de Chile.

4 pensamientos en “El sur del sur

  1. ¡¡Que maravilla!! A veces me planteo muy seriamente perderme en Sudamérica hasta que dios quiera!

    Sobrevivir y momento como filosofía.

    La última es mi favorita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s