Amor de gata

A ella le gustaba mirarla caminar. Los pasos sigilosos, lentos, elásticos. El salto ágil encima del sofá, tanteándolo para buscar el mejor espacio donde encajarse, donde acurrucar el cuerpo. Su manera de compartir el espacio. Tan presente, tan clara, tan sutil. “Buenos días, princesa… gata. Gatuna”.

A ella le gustaba observar de reojo la curva del final de su espalda al arquearse en el primer bostezo. El crujir elegante de la columna, acompasada por una piel de vello casi blanco, erizado con el frescor de la mañana. Le gustaba ver su “vengo porque quiero”. Su vibrar al acercarse, su temblor gozoso, su puro ronroneo. Le gustaba rodearla y sentir cómo toda la piel parecía respirar con el gesto.

A ella le gustaba espiarla vertiendo la leche en el café. Dulcemente, con la cabeza ladeada. Le gustaba contemplarla cruzando las piernas mientras leía; moviendo distraídamente los dedos de los pies; mordiéndose la comisura del labio izquierdo cuando algo entre líneas le hacía reflexionar.

Pero había una sola cosa que ella creía poder quedarse observando horas, años, siglos. La ropa deslizándose lentamente desde su cintura al vestirse, ganándole espacio a la luz de la mañana.

“Buenos días, princesa… gata. Gatuna”.

Anna b1

Anna b2

Anna b3

Anna b4

Anna b5

Anna b6

Anna b7

Si queréis ver más imágenes de la sesión, clickad aquí

El otro lado del colchón

“Deja un poco abierta la puerta…que corra el aire” Así fue como entró de golpe el olor de viejos pasos. Él empezó a reseguir con el pulgar manchas de otros tiempos en el colchón. “Algunos corazones sedientos gotean… ya sabes”. Pero en la plataforma de látex, una sola forma, un único hueco apenas marcado. Como queriendo hacerle un molde a ese cuerpo tan menudo. Un solo hueco, en un solo lado. “Aunque duerma sola, nunca me acostumbro a ocuparla toda”. Al otro lado del colchón, el espacio sin marcas delataba el pensamiento de que todo llega si se le deja un lugar.

Lucha lenta de tendones. Descubrirse desnudos, hablándose. Melancolía de humo que ascendía perezosa y lánguida hasta llenar el techo. El pelo de ella llevaba meses, años, con muchos afanes enredados. Hacía tiempo que no se peinaba. Sencillamente, no le daba la gana.

“Esta noche, quédate”. Y él ocupó rincones, cafés, cenas, cines. Emociones de segunda mano. Ella creió que uno de esos días él, quizás, podría llegar a desenredarle el pelo.

“Esta noche… quédate”.

Jordi&Lorenafirma10
Jordi&Lorenafirma21
Jordi&Lorenafirma32

Feminidad / Feminity

[CAS]Suavemente os pido que con vuestra imagen, sutileza, belleza, me concedáis escarbar en mi propia feminidad. Mujeres de la luna y del fuego. Mujeres que he conocido y que conoceré, que se desnudan por un segundo para mostrarme un poco de esa característica llena de matices que llevo grabada, que siempre irá conmigo. La feminidad. Será que cuando una escucha la llamada de un lobo y empieza andar, los pies ya saben de la tierra; el corazón ya conoce los ciclos no escritos. Los mismos ciclos que rigen vuestro cuerpo y el mío. Ciclos de marea.

En nuestro trabajo en Bodalicious, hemos tenido la suerte de conocer a mujeres de una bella integridad que no dudan en vivir como creen más allá de las palabras ajenas. Dos personas que traspasan los muros de la sociedad para encontrarse, acariciarse, amarse. Reconozco que me provoca admiración conocer a seres tan auténticas, tan fieles a ellas mismas… tan ellas. Y una abuela es la que dice “quiero que vivan su vida como ellas quieran, no como los demás quieran. Que la vida se vive de muchas maneras…parece muy larga, pero resulta que cuando llegas a mi edad te das cuenta de que ha pasado en un soplo.“ Ni profundidades, ni tormentas imperfectas, ni acantilados agrestes. Lo que llevan esas mujeres dentro…eso es valentía.

A todas las madres, amigas, hijas, hermanas, abuelas, amantes. A todas las mujeres que retrato.

[ENG] I gently ask you that you grant me with your image, with your subtlety, with your beauty, to dig into my own femininity. Women who belong to the moon and the fire. Women that I’ve met and that I will know, getting naked for a second to show me a little more of this feature that I have engraved on me, which shall always be with me. Femininity. It seems like when a woman hears the call of a wolf and starts walking, her feet already knows about the earth, and the heart about the cycles that were never written. The ones that rule your body and mine. The cycles of the tides.

In our work in Bodalicious, we have been lucky to meet women with a beautiful integrity who do not hesitate to live as they want, beyond the words of others. Two people who go through the walls of society to meet each other, to caress each other, to love each other. I admit that I feel admired when I get to know so authentic human beings, so true to themselves … so them. And grandmothers are the ones that say “I want them to live their life as they please, not as others want. That life can be lived in so many ways … it seems very long, but it turns out that when you reach my age you realize that it has happened in a breath. ” Nor depth, nor imperfect storm or rugged cliffs. What these women have inside … that’s courage.

To all mothers, girlfriends, daughters, sisters, grandmothers, lovers. To all the women that I portray.

Para ver la selección de fotos de la boda completa, clikad aquí: http://bodastories.com

To see the selection of photos of the whole wedding, click here: http://bodastories.com

Sigo buscando musas

ANDO MECIDA POR LA MÚSICA DE UNA EMISORA DESINTONIZADA, que combina con bastante torpeza baladas desgarradas y rumbas descaradas. Mejor dejar las promesas en falso de “voy a publicar más en el blog” … y dejar que fluya el verso. Cuando y cómo le venga en ganas. Dejemos que fluya.

Una terraza al sol, en una plaza que parece que la ciudad le robó a un pueblo. En un despiste ocuparon la única mesa libre. Y mi café y yo nos sentamos delante de una anciana sin dientes. Hablamos, se ríe, me río. Se va… ya no me da miedo hablar con la gente. Puede que sea el efecto de un nuevo proyecto que nos hace desempolvar historias de amor de desconocidos. Historias de amor que no se avergüenzan. Sea como sea, a estas alturas, he escojido quitarme suavemente la coraza.

Mientras tanto, mi cabeza sigue enloqueciendo por las musas de agua y luz que se dibujan antes de encontrarlas. Y con un “coja su turno”, van haciendo cola hasta el momento en que les toque entrar en escena. Una mañana, le tocó el turno a una sirena venida de tierras del norte. Si queréis ver más fotos de esta sesión, las encontraréis si clickais en www.bodalicious.net.

“We all like chocolate cookies”

DESDE COLABORATORIUM, TUVIMOS EL PLACER DE PARTICIPAR EN EL ACTO BENÉFICO QUE ORGANIZÓ LA FUNDACIÓN FIESTRELLES en el Caixa Forum de Barcelona el pasado 3 de noviembre. Nuestra contrubución al acto consistió en la presentación de un video promocional de la Fundación. Con él, iniciamos un proyecto que llevaremos a cabo durante el 2012 sobre el día a día de la Fundación.

Debo reconocer que lo que sentíamos al iniciar nuestra andadura con Finestrelles era un poco de temor hacia algo que desconocíamos. Hacia un esquema mental distinto, de cuyas reacciones no sabíamos qué esperar. Pero lo que nos encontramos fue un afecto sin límites, pudores o reparos; una entrega absoluta y un sorprenderse, un querer compartir que demasiadas veces falta en nuestra sociedad de sabios, elocuentes, educados y consecuentes.

Después de lo que vivimos en Finestrelles es inevitable que esas pequeñas historias que vamos a desarrollar no se basen ni en la pena, ni en el drama, ni en la reivindicación, ni en preguntas necesitando ser respondidas. Esas pequeñas historias de la Fundación se van a basar en lo que ese lugar y su gente son y nos enseñaron: puro amor.

Aquí os dejamos el video promocional que fue presentado en el Caixa Forum. Si queréis saber más sobre nuestros proyectos con la Fundación, clikad aquí y no dejéis de visitar nuestro blog.

(English version)

(Catalan version)