Para quien no lo sepa, “t’estimo” significa “te quiero”

Around...

Sentirse con unas ganas increíbles de “basta ya!” La necesidad de que algo cambie, de que algo se mueva…a pesar de que sabes que sólo lo puedes mover tú. Todos los deseos rabiosos y profundos de ése “sí, así soy yo, ¿y qué?” se van acumulando. Y ya no te acuerdas hacia dónde gritar. Después de tiempo y tiempo de autosuficiencia, fortaleciendo la niña que sólo quiere bailar ahí dentro, llega un momento en que tienes que aceptarlo: te vendría bien una ayuda. No sabes de quién, ni cómo. Sólo te das cuenta de que hay algunos momentos en los que buscar a la gente que sabe cómo decirte “tú puedes” y que te lo creas, no es nada malo. La gente que quiere de verdad y con toda sinceridad ayudarte a dar el paso…y que con ello haga que se te escape la risa. La gente que, con solo mirarte, lo sabe “Ups…está ahí, atascada” y encuentra el modo de relajarte. Vas aprendiendo que buscarla no es una rendición. Pero es que ya no te acuerdas de cómo se entrelazan tres letras: S.O.S. No te acuerdas…y te quedas con ese silencio de “yo sola, puedo”. Necesitando salir de esto de una vez por todas… sí, sabes que sola puedes. Pero ya reconoces que igual necesitas oír un “TE QUIERO” directo y desinteresado. Sin más. Sin ninguna pretensión. De esos que se dicen sólo porque es así. Sin ningún querer ir más allá. Sencillamente eso… Como el arranque algo ebrio de una persona importante para ti, con la que te estuviste riendo esa noche. Al irte a despedir de todos con los dos besos de rigor,  él te arrastró hacia un abrazo fuerte y te soltó ese tipo de “Aiiiii!!! T’estimo!!!” Sin más. O esa persona de otro continente que vive aquí pero aún demasiado lejos…en una llamada trivial nota que algo pasa y se despide con un “Te quiero mucho, ok?” Sin más. Y vuelves a recordar a un sabio rebelde metido en un cuerpo joven que os enseñaba un arte con el que sus ancestros liberaban la mente de la esclavitud. Después de unos días en que sin saber por qué te parecía que nunca se cansaba de exigirte, a ti y sólo a ti; en que te parecía que en cada entrenamiento había querido hacerte enfrentar con saber qué es llevar tu cuerpo al límite… después de eso, te cogió de los hombros, hundió sus ojos negros en los tuyos y con la seguridad y misterio que siempre iban con él te dijo “Te quiero. Aunque no te lo parezca. No lo olvides.” Sin más. O esa amiga de siempre, con la que cada vez que te cruzas parece que el tiempo no pase… “T’estimooooo!!” dice al colgar. Sin más. O tu viejo amigo isleño, ése al que has ido viendo como conseguía todo lo que se proponía.  Con todas vuestras idas y venidas, con todos vuestros más y vuestros menos… siempre acaba llegando un email con la misma firma “Te quiero mucho, loquita”. Sin más. Es curioso que tengamos tanto miedo a dos palabras (yo, la primera…). Aunque  lleven consigo tanta energía positiva. Aunque sean gran parte de lo que mueve el mundo. Muchos pretendemos decirlo con los ojos, con los gestos…y aunque pueda ser suficiente a menudo, diré un “T’estimo” (no un “yo también”, que es mucho más fácil) sin endulzar, directo, simple, y sin vergüenza me quedaré con vuestras dos palabras … pá que me den aire….Por cierto, hoy vi amanecer.

Anuncios

La rigidesa líquida (pren forma d’ampolla). La rigidez líquida (toma forma de botella)

 

Un amic meu, de fet, una de les poques persones que em fa pensar que no estic sola en aquest poble (encara que no t’ho creguis), té això… 

 

Xavi's bottle 

Quan ho he vist he pensat “Curiós…” I si poso vi, per exemple, què passa? Es tornaria hipertoxicomortal i posaria en perill a tot el qui vulgués beure-s’ho? La famosa crisi es quedaria amb nosaltres per sempre? El món patiria un col·lapse i es tornaria a compactar, rollo Big Bang a la inversa (té un nom però ara no el recordo…)? El meu amic m’ha dit: “No passaria res. De fet, n’hi ha una altra on posa ‘vi’ ” AAAAGGGG!!! Encara m’ho ha posat pitjor…perquè a mi em venen ganes de fer-ho al revés i posar l’aigua al vi i el vi a l’aigua. I penso en qui això ho veuria com una cosa inconcebible…que si posa “agua”, s’hi ha de posar aigua (perquè, a més, ho diu en quatre idiomes diferents…en alemany també…i si ho diu en alemany és que no és cap broma). El tipus de gent que té a casa els armaris superordenats i amb etiquetes…que no li posis la sal on les espècies…noooooooo!!! (amb tot el respecte del món cap a ells). Jo amb aquesta rigidesa, no puc. Perquè se’m fica a dins, com volent fer-se un lloc i em comenso a posar nerviosa. Ara recordava quan feia pràctiques a l’Institut de Ciències del Mar…a la sala d’ordinadors n’hi havia un (Geo, ¿aún está?) amb un cartell penjant on posava: “NO ENCENDRE EN CAP CAS, SIUSPLAU. GRÀCIES” (així, en majúscules, que impresiona més). Uffffffffff!!!! I jo allà, a l’ordinador del costat, amb unes ganes d’apretar el botó (ja se que es diu “prémer”…)…ufffff…Perquè aquesta tendència que tinc a fer el que diuen que no s’ha de fer, encara que sigui només per curiositat, em conduïa inevitablement a pensar: “ I si l’encenc, què passa?”. M’imaginava una explosió (tampoc molt gran, eh…que jo estava al costat), gent corrent pels passadissos i l’Institut convertit en el nou escenari de “La jungla de cristal IV” (ja fa uns anys d’això i la IV encara no havia sortit…). És que jo aquestes normes perquè sí no les entenc…i el meu amic m’ha dit: “Sí, sí, jo et deixo fer la foto a l’ampolla però…què t’has fumat avui, xata???” És que jo amb aquesta classe de rigidesa il·lògica, ja sigui mental, física o social…no puc….ni tan sols en les petites coses.

 

 

 

 

  

Un amigo mío, de hecho, una de las pocas personas que me hacen pensar que no estoy sola en este pueblo (aunque no te lo creas), tiene esto…

 

Xavi's bottle

  

 

Cuando lo he visto he pensado: “Curioso…” Y si pongo vino, por ejemplo, ¿qué pasa? ¿Se volvería hipertoxicomortal y pondría en peligro a todo el que lo quisiera beber? ¿La famosa crisis se quedaría con nosotros para siempre? El mundo sufriría un colapso y se volvería a compactar, rollo Big Bang a la inversa (tiene un nombre pero ahora no me acuerdo…)? Mi amigo me ha dicho: “No pasaría nada. De hecho, hay otra donde pone ‘vino’ ” AAAAGGGG!!! Aún me lo ha puesto peor…porque a mí me vienen ganas de hacerlo al revés y poner el agua en el vino y el vino en el agua. Y pienso en quien esto lo vería como algo inconcebible…que si pone “agua”, hay que poner agua (porque, además, lo dice en cuatro idiomas diferentes…en alemán también…y si lo dice en alemán, es que va en serio). El tipo de gente que tiene en casa los armarios superordenados y con etiquetas…que no le pongas la sal donde las especias…noooooooo!!! (con todo el respeto del mundo hacia ellos). Yo, con esta rigidez, no puedo. Porque se me mete dentro, como queriendo hacerse un lugar, y me empiezo a poner nerviosa. Ahora me acordaba de cuando estaba haciendo prácticas en el Instituto de Ciencias del Mar…en la sala de ordenadores había uno (Geo, ¿aún está?)con un cartel colgando donde ponía : “NO ENCENDER EN NINGÚN CASO, POR FAVOR. GRACIAS” (así, en mayúsculas, que impresiona más). Uffffffffff!!!! Y yo ahí, en el ordenador de al lado, con unas ganas de apretar el botón…ufffff…Porque esta tendencia que tengo a hacer lo que dicen que no se debe hacer, aunque sea sólo por curiosidad, me conducía inevitablemente a pensar: “Y si lo enciendo, ¿qué pasa?”. Me imaginaba una explosión (no muy grande, eh…que yo estaba al lado), gente corriendo por los pasillos y el Instituto convertido en el nuevo escenario de “La jungla de cristal IV” (ya hace unos años de esto y la IV no había salido aún…). Es que yo esas normas porque sí no las entiendo…y mi amigo me ha dicho: “Sí, sí, yo te dejo hacer la foto a la botella pero…qué te has fumado hoy, chata????”  Es que yo, con esa clase de rigidez ilógica, ya sea mental, física o social…no puedo…ni siquiera en las pequeñas cosas.

 

Publicidad exprés y ciencia a la carta

El barco

Nada más llegar al trabajo el viernes, el chico de seguridad me llamó: “Lauraaaa!! Te busca Dani, es urgente”. “¿Dani?” “Sí…Dani…el director…” Y qué querría decirme a mí Dani… “Te van a chutar” me dijo Guille cuando lo oyó (love you too). ¿Necesitarían a alguien para el muestreo de Angola? Con estas reflexiones fui hacia el despacho del director. “Buenos días. He visto que vosotros sois los únicos que vais al agua hoy…vienen los del telediario para lo del temporal y quieren filmar a alguien del Centro saliendo del puerto…os importaría que fueran con vosotros?” “Mmmmm…bueno…pero en la zodiac, con los equipos y todo el material, es bastante follón…” (esa mañana me había levantado con un dolor de cabeza que me tumbaba…quería trabajar, no que me marearan). “No no! Sólo para grabaros saliendo del puerto, no irán con vosotros”. “Aaaaah! Si es sólo eso, ningún problema”. Cuando llegó Òscar, mi compañero de trabajo, y  empezamos a cargar la furgo (“Oeeeeeeee!!! Te has traído rímel??”), se acercaron la reportera (muy majeta) y el cámara (bastante en otro mundo). Después de las presentaciones… “Entonces, vais a ver cómo ha quedado el fondo y eso, no?” “No…tenemos montado un experimento y vamos regularmente a muestrearlo” “Ah….a mucha profundidad o…” “No, a poca. 15 metros”. Me estaba mareando la perdiz y yo la veía venir. “Es que…nos han dicho que científicos del Centro querían estudiar los efectos del temporal en el fondo marino…está muy mal o qué?” “No. Nosotros ayer fuimos a muestrear y donde tenemos montado el experimento estaba impecable…depende mucho del tipo de fondo y de la orientación. Por ejemplo, en las Islas Medas sí que ha quedado devastado y en algunos fondos de roca, también”. Yo no tenía ganas de hablar y ella venga marear la perdiz…hasta que disparó. “Os importaría que dijéramos que vais a mirar los efectos del temporal, ¿aunque no sea verdad?” Miré a Òscar, pero él ya sólo podía pensar en lo contenta que se pondría su abuela cuando viera a su nieto en la tele. La volví a mirar y me rendí. “No, da igual….decid lo que queráis”. “Perfecto! Gracias! Entonces él os acompañará al puerto”. Quedamos en 10 minutos en la puerta…esperamos 30. Òscar seguía pensando en su abuela. En el puerto, empezaron los procedimientos rutinarios…aparcar en el párking delante de la pasarela esquivando redes, pescadores, camiones frigoríficos y las máquinas de la obra de ampliación de la lonja. Òscar,  a buscar el carrito; yo, a descargar la furgo y a empezar a montar los equipos. Lena, la estudiante de Erasmus, a hacerse un lío con los latiguillos y montar el equipo al revés. Yo, a explicarle sin que se diera cuenta de que lo estoy haciendo de nuevo (estoy practicando, Mikel…eskerrik asko!!) que el latiguillo del jacket y el del manómetro, mejor a la izquierda. El cámara, mientras tanto, mirándonos inmóvil, cámara en mano. “¿Cómo vamos de tiempo?” dijo Òscar. ”Mal, son las 12:30h y salimos a las 14h…” “Venga, Laura, venga!!” Hmmmmpppfffff!!!!! “Quizás os interesaría hablar con los pescadores…ellos, aunque sea desde fuera, se enfrentan al fondo marino todos los días. Nos han contado historias alucinantes del temporal”. “Noooo….la reportera no está aquí y no tenemos tiempo!!” Subimos a la barca y nos pidió que “hiciéramos el paripé”. Es decir, que fuéramos al lado del puerto y hiciéramos como que hacíamos algo. Òscar seguía pensando en su abuela. Y yo, con el pánico de ser el centro de atención de una cámara, dije sin cortarme que para hacer el paripé no me tiraba al agua ni jarta. Así que Òscar se tiró, yo le pasé una bolsa de malla… y vuelta al puerto para dejar a nuestro acompañante de honor. Entonces sí, pudimos zarpar rumbo al experimento. Si ya me había quedado mal sabor de boca con el “plan de acción” de los científicos del Centro para estudiar los efectos del temporal, con eso me quedé peor. Periodismo exprés y ciencia a la carta. ¿Dónde están la divulgación con pies y cabeza, las noticias que son verdaderamente eso, “noticias”? Si un científico reconocido se atreve a decir que el temporal fue una catástrofe como la del Prestige y así se debe decir a la gente, a mí se me seguirá cayendo el alma a los pies por ver en qué se convierte la ciencia para poder sobrevivir en un mundo ávido de sensacionalismo y morbo. Un mundo en el que, para encontrar financiación, no sirve con que lo que se estudia sea relevante sino que es necesario crear alarma social…y todos entramos en el juego. Un mundo en el que ya no importa lo que puede aportar soluciones a los demás, a nuestro entorno….ya no importa que podamos tener la oportunidad de arreglar lo que no paramos de estropear…sólo importa mirarnos con mucho detenimiento el ombligo. ¿Olas de 12 metros son como litros de fuel desparramados por kilómetros de costa? Yo de lo primero casi me alegré y por lo segundo no me avergüenzo de reconocer que, de tanta rabia, lloré. Quizás sea mi espíritu demasiado inconformista, quizás hay cosas que me hacen arder y no puedo callarme, quizás tenga razón mi madre y “la mejor palabra es la que queda por decir”… pero cuando el mar demuestra así su furia, no deja de fascinarme. Y es que, discúlpenme todos los que hayan salido perdiendo, pero me alegro de ello y no dudo ni dudaré en repetirlo. Se destruyeron los amarres del puerto, los bares del paseo marítimo acabaron inundados de agua y arena, un barco fue lanzado por las olas contra la playa…y ahí se quedó. Pero todo esto debería servir para enseñarnos, una vez más, que por mucho que luchemos por frenar el mar, él volverá siempre para recuperar lo que le hemos quitado….costa, playa, arena…y no temamos a reconocerlo: él siempre gana. Aunque modifiquemos sus corrientes, aunque hagamos desaparecer ecosistemas dunares enteros… vuelve para recordarnos que con él no existen dictadores, no existe el dominio; de que, aquí, no hay nadie más grande. ¿Ciencia y divulgación? ¡Por supuesto! Pero también sentido común, por favor, sentido común.

 ¿Qué hace una bota ahi?

  Destrozos...

 

 

 

From where winter becomes summer


Adam in Mexico

“Sturdy up your heart, for the road is long ahead,

…don’t bow your head to no-one and no matter what you do, if you start then see it thru,

…So sturdy up your heart, for the road is long ahead, I’ll be with you even though we’re apart, but the road is yours to tread,  and so it goes, so is La Mar”

The Beautiful Girls (La Mar) words of wisdom from farther to son, inspiring me to push thru my PhD. The pic…. my global travels and freer days in Me-hi-co , which will hopefully soon return to. (Pic and text: Adam Gartner).

 

I was so surprised today when I received this first contribution to the blog…Adam, the kind of guy who everyone likes to  meet. The kind of guy who attends to a Marine Biology Symposium with a surfboard under his arm. And that’s how I found him, at the middle of the Atlantic ocean (I won’t say where…I still have a promise to keep with that small paradise…). You always laugh and said “You’re a so crazy girl!”. But you were the one taking care of me before my first speach with so many researchers listening…and you took me to the ocean. I guess you had a feeling that was the only place where I could relax…and I did! Eventhough you went surfing again while I was giving my talk…(you know, I’m not resentful and envious…I AM NOT!!jejeje). I still remember a lot of small things from this journey, as the dive in the ship wreck, with this big English guy giving you his fin at the bottom of the ocean…it had felt out and he didn’t even know what to do with it (not much diving over there I guess!!). The long long talks. The amazing story about you grandmother (I loved it!!). The teashop. The housekeeper from the youth hostel (a good point). The mojitos. All the laughing (Jenny…I won’t forget that either!!). The hotsprings with everyone running and chilling all over (with Sergio completely static in the middle of the river, looking for his chakras, he said). The viewing of that surfing video the last morning, with Adri getting bored beside us. I left without saying goodbye…it had no sense to me, I’m sure I’ll see you again somewhere. “C’mon!! Don’t leave me alone in this island!” you said. But what I didn’t told you is that, eventhough I still miss all the great people I met there (Marc, the zen surfer, all the Yellow Submarine champions crew, Rodri, no te pongas celoso, Nuno the talkative photographer…), for me it was like you and all the rest. This blog is also yours, so don’t stop being inspired as you said!! I’m sure everyone would like to read about the everyday life and thoughts of a guy from the other side of the world…eventhough you eat curry for breakfast. SO DISGUSTING!!!!PUAAAAAAAAAAGGGG!!! Keep in touch!!

 

Friendship fighting Mr.Murphy

_mg_3983-1red7

¿Para qué están los amigos? Para que cuando vuelves de la playa y se te muere el coche en la subida, tengas a alguien que te venga a recoger donde haga falta. Para convertir el paso de todos los bártulos de un coche a otro en una photosession (Quicksilver compra las fotos fijo). Para decir: “Tranqui, te recojo a la salida del trabajo y vamos por ahí a celebrarlo”. Para cuando has llegado a la puerta de tu casa a descargarlo todo y ves que te has olvidado las llaves en el coche, que está en el taller, decirte: “Uffff… ésto es normalísimo. A mí me pasa continuamente.” Para cuando te das cuenta de que es viernes y tus compañeros de piso ya se han ido, darles la culpa a ellos por no estar nunca (Patri, just kidding…). Para acompañarte al taller mientras te dice: “Igual hay alguien trabajando aún” (diez y cuarto de la noche). Para cuando ves que no abren hasta mañana y decides ir a Barcelona a pasar el fin de semana en casa de tus padres, asumir tu habitual “cambio de planes” (Kuku, ¿te suena?) con un “déjamelo a mi”. Para cuando llegas a la estación y ves cómo se va el último tren, lograr convencerte en una fracción de segundo de que en realidad es tu día de suerte…hoy probarás su pasta. Para compartir cena, vino, sofá y un pedacito de saco de dormir protegiendo tu cuerpo (pero hasta las orejas) en una noche fría. Para poderte reír de cómo el regalo de Navidad de esa infiltrada en tu familia puede ir tan poco contigo…lo estás usando como quien hace algo por hacer…con la etiqueta aún puesta. Para no dejarte dormir en el sofá porque no es un sitio para princesas (y punto). Para cederte su cama, con ese murmullo de mar entrando por la ventana, e irse a la cama de invitados (y punto). Para remover media casa hasta encontrar unos cómodos pantalones y una camiseta fresh-washed para dejarte (y punto). Para pensar en poner una estufa en la habitación, calentándotela antes de ir a dormir, mientras tú estás medio catatónica con la copa de vino en el sofá. Para despertarte a las 9:30 de la mañana tocando suavemente en la puerta y decirte: “Vamos a buscar las llaves?” GRACIAS…para variar, me salvaste! Tenías razón, valió la pena cambiar mi casa por esa botella de vino; por esa conversación cercana y sin ninguna prisa. Qué bien conocerte un poco más…otra chica fuerte…achsö…Ich liebe dich!!

_mg_3978-1red3

_mg_3986-1red3

_mg_4003red3

¿Por qué no se puede? Porque no, porque no se puede…

_mg_3956-1red
_mg_3951red

Me contaron que después de la venganza marina que llenó los noticiaros con imágenes del pueblo esta Navidad, Héctor quería lo que le tocaba: sus olas de mar de fondo. Pero los spots habituales de Blanes estaban desfasados aún y decidió cambiar de plan…quizás unas bajadas con el longskate y los perros…quizás un día de pareja… Al pasar por el paseo marítimo, todas las alternativas desaparecieron con cada una de las olas que llegaban a la playa. A simple vista, eran lo suficientemente potentes como para asegurarle una dosis de agua y tranquilidad endorfinada. Quería sal. Quería probarlo. No pensó en si esas olas se consideraban surfeables o no, en si había gente o no….sencillamente quería ir, necesitaba ir, y nada de lo que había alrededor le hacía pensar que ese lugar era peor que cualquier otro spot de la zona. Él sabía que ahí no se metía nadie…y? Éso ni lo pensó. Ya estaba remando hacia el pico. Cuando la vio, cuando supo que ésa era para él, cuando se empezó a tumbar para empezar a remar, oyó un sonido de silbato desde la playa. Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiip!!!!! Miró…policías. Le hacían señas como locos para que se acercara. Y, como no debemos desobedecer a la autoridad (por si acaso…o eso dicen…), remó de nuevo hacia la orilla. “Noi, es pot saber què fas?” “Res…surf…” “Ens han trucat unes 200 persones per avisar-nos de que hi havia algú a l’aigua…estàs sonat o què? No saps com està el mar aquests dies? No saps que ha mort gent ofegada?” Héctor quería su ola. “Però…. és que aquí, pel surf, necessitem mar forta…a la resta de llocs on anem normalment sí que no puc entrar però he vist ones aquí i, encara que no és un lloc habitual, ho he volgut provar…” “Doncs a altres llocs feu el que vulgueu però aquí no es pot”. “Per què no es pot?” “Perquè no, perquè no es pot”. * Acerca del escándalo de la gente, quién me lo contó me dijo: “Falta de cultura de surf”. Cierto y evidente….Pero hace un par de días, pasaba por el mismo paseo marítimo y ví cómo se marcaban unas pequeñísimas pero preciosas series, que, cuando la mar está realmente grande, he visto crecer lo suficiente como para que se puedan surfear. Alguna vez había preguntado por qué no nos metíamos ahí y recibía como respuesta un “Porque ahí no se surfea”. Y me conformaba… Pero ese día, me acordé de Héctor. Él lo había probado…y…por qué no? Luego me vino a la cabeza esa frase que siempre me suelta Víctor desde el sur cada vez que le cuento otra nueva idea fotográfica “Miss ideas, olvida el Mediterráneo, aquí no hay nivel”. Tiene razón, no tenemos nivel… pero sí lo suficiente como para meternos con unas olas que no hay quien las entienda y que a menudo te dan un corto margen de tiempo para poderte colocar… caprichosas, revoltosas, veloces y demasiado poco frecuentes. Pero mientras miraba esas olas “no surfeables” pensaba en si sería por el nivel o si sería porque a menudo nos construimos nuestras propias barreras; nos limitamos; no arriesgamos…y no perdemos pero tampoco ganamos. ¿Es cuestión de nivel o es cuestión de hue…?¿Por qué no son surfeables? Porque no, porque no son surfeables. ¿Por qué no se puede? Porque no, porque no se puede. No sé, pero yo el próximo día que entren ahí esas series, me meto.

* En castellano….”Chico, se puede saber qué haces?” “Nada…surf…” “Nos han llamado unas 200 personas para avisarnos de que había alguien en el agua…estás loco o qué? No sabes cómo está el mar estos días? No sabes que ha muerto gente ahogada?” Héctor quería su ola. “Pero…es que aquí, para el surf, necesitamos mar fuerte…en el resto de sitios donde vamos normalmente sí que no puedo ni entrar pero he visto olas aquí y, aunque no es un lugar habitual, lo he querido probar…” “Pues en otros sitios haced lo que queráis pero aquí no se puede” “¿Por qué no se puede?” “Porque no, porque no se puede”.

5,4,3,2,1….GO!

Original pic and stencil by Kukurusta

Original pic and stencil by Kukurusta

Estreno año impar (me gustan los impares) y estreno blog…para dejar un poco de rastro de esta vida mía tan loca, tan llena de sal, energía e inquietud. Pero, sobretodo, para acercarme más a toda esa gente que con mi movimiento va quedando no tan cerca….ésos que dicen “Què cara ets de veure!” y “Asereeee!!!Dónde estás metida?!!” y “Laura no vive en las ciudades, pasa por ellas” (gran frase, Rodríguez)…porque quiero estar y quedarme un poco más. A todos los que en tantos momentos me habéis hecho soltar lo que guardaba, me habéis hecho reír hasta llorar, filosofar, callejear, me habéis dicho verdades de ésas que no quieres oír, me habéis abierto los ojos cuando no me atrevía a hacerlo…. A todo aquél que tope con el blog por casualidad, para que reciba esta cálida bienvenida y un espero-que-disfrutes-de-este-son-de-mar-un-tanto-rumbero. A todos los que tantas veces, a pesar de mi ir y venir, de mi remarcada independencia, de mi obvia tozudez, me habéis dado una mano e incluso muy a menudo un brazo para sacarme de cualquier hoyo en el que me hubiera metido (que no han estat pocs… I just can’t stop the search!). A todos con los que cada reencuentro me hace pensar “Yo a ti te conozco de antes…” (mi Sergito-calamar…esa canción no la olvidaré). A todos los que no enumero porque no hace falta. A todos los que me hacéis sonreír con cada traspié. Dicho sea de paso pero con fuerza, shukran jazilan… Para estar cuando todos los que me dáis motivos para seguir pintando las piedras del camino de colores me encontréis cuando me busquéis y no haya manera de saber dónde carajo ando. Para que todos vosotros forméis parte de este blog si os apetece… a place to express yourself. Como queráis y en la lengua que os dé la gana. Porque me acabo de dar cuenta de que sin querer, sois el ritmo de mis pasos. Y porque sí. Que allá vamos….QUE COMENCI LA FUNCIÓ!!!